El era un hombre serio, pasó su tiempo jugando.

Lewis Caroll