¿Cómo podría ser un pecado el juego cuando puedes ganar tanto??

Padre James Curtin